16 noviembre, 2007

ROMANCE PARA AQUEL HIJO QUE NO TUVE CONTIGO - Rafael de León




Hubiera podido ser
hermoso como un jacinto
con tus ojos y tu boca
y tu piel color de trigo,
pero con un corazón
grande y loco como el mío.

 
Hubiera podido ir,
las tardes de los domingos,
de mi mano y de la tuya,
con su traje de marino,
luciendo un ancla en el brazo
y en la gorra un nombre antiguo.

 
Hubiera salido a ti
en lo dulce y en lo vivo,
en lo abierto de la risa
y en lo claro del instinto,
y a mí... tal vez que saliera
en lo triste y en lo lírico,
y en esta torpe manera
de verlo todo distinto.

 
¡Ay, qué cuarto con juguetes,
amor, hubiera tenido!
Tres caballos, dos espadas,
un carro verde de pino,
un tren con cuatro estaciones,
un barco, un pájaro, un nido,
y cien soldados de plomo,
de plata y oro vestidos.

 
¡Ay, qué cuarto con juguetes,
amor, hubiera tenido!
¿Te acuerdas de aquella tarde,
bajo el verde de los pinos,
que me dijiste: -- ¡Qué gloria
cuando tengamos un hijo! ?
Y temblaba tu cintura
como un palomo cautivo,
y nueve lunas de sombra
brillaban en tu delirio.

 
Yo te escuchaba, distante,
entre mis versos perdido,
pero sentí por la espalda
correr un escalofrío...
Y repetí como un eco:
"¡Cuando tengamos un hijo!..."

 
Tú, entre sueños, ya cantabas
nanas de sierra y tomillo,
e ibas lavando pañales
por las orillas de un río.
Yo, arquitecto de ilusiones
levantaba en equilibrio
una torre de esperanzas
con un balcón de suspiros.

 
¡Ay, qué gloria, amor, qué gloria
cuando tengamos un hijo!

 
En tu cómoda de cedro 

nuestro ajuar se quedó frío,
entre azucena y manzana,
entre romero y membrillo.

 
¡Qué pálidos los encajes,
qué sin gracia los vestidos,
qué sin olor los pañuelos
y qué sin sangre el cariño!
Tu velo blanco de novia,
por tu olvido y por mi olvido,
fue un camino de Santiago,
doloroso y amarillo.


Tú te has casado con otro,
yo con otra hice lo mismo;
juramentos y palabras
están secos y marchitos
en un antiguo almanaque
sin sábados ni domingos.

 
Ahora bajas al paseo,
rodeada de tus hijos,
dando el brazo a... la levita
que se pone tu marido.

 
Te llaman doña Manuela,
llevas guantes y abanico,
y tres papadas te cortan
en la garganta el suspiro.

 
Nos saludamos de lejos,
como dos desconocidos;
tu marido sube y baja
la chistera; yo me inclino,
y tú sonríes sin gana,
de un modo triste y ridículo.

 
Pero yo no me doy cuenta
de que hemos envejecido,
porque te sigo queriendo
igual o más que al principio.

 
Y te veo como entonces,
con tu cintura de lirio,
un jazmín entre los dientes,
de color como el del trigo
y aquella voz que decía:
"¡Cuando tengamos un hijo!..."

 
Y en esas tardes de lluvia,
cuando mueves los bolillos,
y yo paso por tu calle
con mi pena y con mi libro
dices, temblando, entre dientes,
arropada en los visillos:
"¡Ay, si yo con ese hombre
hubiera tenido un hijo!..."

Voz: Luis Lema Osores
®L3mØs

13 noviembre, 2007

LOS PRIMEROS DÍAS [Respuesta]




Y partiste como un hombre hacia el desierto
con un fajo de pobreza en el bolsillo,
te alejaste de tu hogar y de tu puerto,
olvidándote que aún eras un niño.

Y sufriste como un rey en su destierro
la inclemencia de las lluvias y los vientos,
tus angustias fueron causa del aferro
a tu fe, tus esperanzas y tus sueños.

Muchas veces en las noches silenciosas,
alejada de los limites del cuerpo,
voló tu alma a las playas amorosas
del hogar de tu familia y de tu pueblo.

Hoy que cruzas más seguro por la vida,
y has vencido los fantasmas del destino,
por tu arrojo, tu tesón y valentía,
hijo mío, yo te admiro y te bendigo.


---------------------

Autoría y Voz: Luis Lema Osores
®L3mØs

Obra registrada con todos los derechos reservados en:
 

10 noviembre, 2007

LOS PRIMEROS DÍAS - Luis Renato Lema Calmet - 2001


Poeta peruano contemporáneo


Amanece de nuevo, el trabajo espera,
un poco más de sueño, no puede ser,
ya es hora, me levanto aunque no quiera;
el tiempo vuela, corre, salgo sin comer.

El trabajo está ahí, siempre, todos los días,
sin descanso, lunes a domingo, es así;
cuerpo adolorido, manos tiesas, tripas vacías,
no es tan malo, no me quejo, yo lo elegí.

Llego al cuarto, soledad inmensa,
tiempo para pensar y extrañar,
nunca hubiera venido, uno piensa,
mejor sería mi vida en el lejano hogar.

Pero busco la verdad en mí mismo,
uno puede ser feliz en la pobreza
más no en el conformismo,
y la vida real... recién empieza.


Voz: Luis Lema Osores
®L3mØs
 
Poema registrado con todos los derechos reservados en:

08 noviembre, 2007

TAUROMAQUIA




Este domingo soleado,
es de fiesta, todo es gozo,
hay gentío abigarrado
en los asientos del coso…

Van a lidiar unos toros
ante los ojos cristianos,
que con mirada de lobos
no tienen nada de humanos.

Sale al ruedo el paseíllo
al redoble de un tambor…
El alguacil va primero
todo vestido de negro
y en su sombrero un plumón.
Detrás señoritos toreros
con saquitos de bolero
y apretado el pantalón…

Cada cual con su cuadrilla,
picador y banderilla,
monosabios de bufón…
Todos van muy elegantes
llenos de luces y escarcha,
es un velorio la marcha
de los toros sin cajón.

De la bota a la garganta
corre pronto el vino tinto,
se está abriendo ya la tranca
y comienza el laberinto.

Un remolino furioso
sale al ruedo y pega un brinco,
un huracán se ha soltado
sobre la arena del circo.
Corre un hombre al burladero
siente la muerte pasar,
y uno que llaman torero
con verónicas de artista
lo pretende dominar.

Es necesaria una pica
para bajar su furor,
el animal se defiende
y su embestida no achica
cuando viene el picador.

Pobre su lomo erizado,
ante el puyazo traidor,
el torito no lo entiende,
tiene el lomo ensangrentado
y en sus ojos gran dolor.

Se le pifia descontento
al jinete vareador,
no por la herida profunda
que ha inflingido al toro bravo,
no les duele su dolor,
quieren al bicho violento
que se defienda enojado
ante el diestro toreador.

El maestro dice: ¡Basta!
pensando que el bicho afloja,
pero el toro no se arrastra
está mostrando su casta
oliendo su sangre roja.

El torero se aprovecha
y hace un pase de rodillas…
Con el capote en derecha…
Haciendo la serpentina…
La revolera hacia atrás,
y un par de pases modernos
cuando el pueblo quiere más.

Llega el segundo tercio
en un runrún de silencio…

Las osadas banderillas
como profundas espinas
se clavan en las costillas,
la gente grita en sus sillas
alborotando el colmado,
y el toro revolotea
por el centro y las esquinas
su cuerpo, medio mareado.

Luego viene la otra suerte
la muleta y el estoque,
se está acercando la muerte
en cada giro y revoque.
Un natural y de pecho
terminan en molinete,
el matador se divierte
con el astado maltrecho…
y en el momento esperado
el cruel acero le mete
al animal agotado
desde el testuz hasta el pecho.

Entre cortinas de sangre
cae el toro a la explanada
y por la arena lo arrastran
como carne destazada.

Gritando el público aplaude
el final de la faena,
hubo muerte, no hubo fraude
esa tarde estuvo buena…

Se cortan rabo y orejas
y se viva al matador,
yo no comprendo señor
como cristianos confesos,
denominamos a esos
que matan sin resquemor,
a seres tan indefensos
que no tienen salvador.



Autoría y Voz: Luis Lema Osores
®L3mOs
Obra registrada con todos los derechos reservados en:

07 noviembre, 2007

ESTACIONES


 
Vendrás en primavera, con flores muy hermosas,
brindándome tú aroma de mirto y de jazmín,
me bordarás un manto de bellas mariposas
y pétalos de rosas cubriendo mi jardín.

Serás un fresco arroyo en tórrido verano
calmando con tus aguas mi sed y mi sopor,
abanicarán mis sueños las palmas de tus manos
y dormiré a la sombra de tu ángel protector.

Te irás en el otoño, huyendo con las hojas
que vuelan sin destino con viento a su favor,
dejando mi alma triste, cargada de congojas
muy sola y desvalida llorando por tu amor.

Serás en el invierno promesas de regreso,
te buscaré en la ausencia con loco frenesí,
y en mi febril delirio tal vez yo te de un beso
en los labios traviesos que nunca conocí.


Autoría y Voz: Luis Lema Osores
®L3mØs

Obra registrada con todos los derechos reservados en:
 

06 noviembre, 2007

IMPOSIBLE - Carlos German Amézaga





¡Imposible!...así has dicho con apagado acento,
al hablarte yo un día de mi secreto amor.
¡Imposible!... ¿Comprendes acaso lo que encierra
esa fría palabra que hiela el corazón?


Imposible no hay nada para el que amando mucho,
en poco tiene todo lo que su amor no es.
Será imposible unirse con vulgares lazos,
pero, imposible amarse ¿Por qué?, dime ¿Por qué?


Yo siento que te amo, yo siento que te adoro,
a través de mundanas preocupaciones mil.
Yo no digo imposible, porque posible es verte,
porque aún puedo un instante respirar junto a ti.


¡Imposible! Que vengan a mí todos los hombres
a destruir tu imagen del pecho en el altar…
Arrancarán la carne, destrozarán las fibras,
mas siempre victorioso, direles – Aquí está -


Sólo imposible encuentro, no sentir de tus ojos
las eléctricas chispas, la esplendorosa luz.
Sólo hay un imposible, y este es el no adorarte,
mereciendo la dicha de que sonrías tú.

Voz: Luis Lema Osores
®L3mØs

31 octubre, 2007

SONETO A LA LUNA



Ya sale la luna silente y callada
vistiendo a la noche con hilos de plata;
parece una diosa del cielo bajada
surcando las sombras con ojos de gata.

A cuántos poetas les dá la palabra
que en versos hermosos después cantarán;
a cuantas parejas el campo les labra
sembrando de amores su anhelo y su afán.

Más hoy estoy triste aquí en mi morada
mirando a lo lejos su tenue brillar
que horada la noche de negro alquitrán.

Me duele en el alma su luz azulada
la pálida luna me hace recordar

 los tiempos hermosos que no volverán.

Autoría y Voz: Luis Lema Osores
®L3mØs

Obra registrada en:
Safe Creative #0807290861799

25 octubre, 2007

SI PUDIERA YO HABLAR




Si pudiera yo hablar, ay sí pudiera
expresar la pasión que hoy me embarga,
el amor no se explica ni siquiera
con el mágico poder de la palabra.

Hoy la he visto pasar y me ha mirado
era un hada vaporosa en la alameda
y su paso cadencioso me ha dejado
el perfume de su negra cabellera.

Hace tiempo que esperaba este momento
de embriagarme con la luz de su mirada
y su tierno corazón por mí latiera.

Hay aromas perfumados por el viento,
dulces trinos alborotan la enramada...
ya en mi vida renació la primavera.

Autoría y Voz: L3mØs

Obra registrada en:
Safe Creative #0807290861805

23 octubre, 2007

POEMA MODERNISTA


Quiero hacer un poema modernista,
arítmico,
asimétrico,
estrambótico,
con versos anoréxicos y abstractos
brotando de un tintero
febril y melancólico.

Escribir un hermoso panegírico,
con paisajes bucólicos
y crípticos,
enlazados en estrofas esotéricas
nacidas
de un sentir neoplatónico.

Al crear esta obra anecdótica
catatónica, bulímica
y simbólica,
Casi…casi me vuelvo esquizofrénico
nadando en florituras
hiperbólicas.



Safe Creative #0710270229130

16 octubre, 2007

CUANDO VUELVAS HIJO MIO




Cuando vengas hijo mío
trae vacías las valijas,
solamente trae muy lleno
de alegría el corazón,
ven cargado de aquel aire
perfumado de sonrisas,
de esperanzas, ilusiones,
de frescura y emoción.


Cuando vuelvas hijo mío
llegarán las golondrinas,
tu radiante sol de enero
nuestra vida alumbrará,
y en el prado florecido
de magnolias y glicinas,
el cantar de los jilgueros
hasta el cielo volará.


Cuando vengas hijo mío,
será todo primavera,
al murmullo de tus pasos
el capullo se hará flor,
y el hogar que estaba frío
agobiado por la espera,
con el fuego de tus sueños
volverá a dar calor.


Cuando vuelvas hijo mío,
no te olvides las valijas,
porque al irte nuevamente
al futuro de ilusión,
viajarán ellas cerradas
con mil sellos de caricias,
y llevando de equipaje
todo el peso de mi amor.

Autoría y Voz: Luis Lema Osores
®L3mØs

Obra registrada con todos los derechos reservados en:

12 octubre, 2007

LOS PASOS LEJANOS - César Vallejo


Oleo de Monica Ozámiz Fortis 
 
Mi padre duerme. Su semblante augusto
figura un apacible corazón;
está ahora tan dulce...
si hay algo en él de amargo, seré yo.

Hay soledad en el hogar; se reza;
y no hay noticias de los hijos hoy.
Mi padre se despierta, ausculta
la huida a Egipto, el restañante adiós.

Está ahora tan cerca;
si hay algo en él de lejos, seré yo.
Y mi madre pasea allá en los huertos,
saboreando un sabor ya sin sabor.
Está ahora tan suave,
tan ala, tan salida, tan amor.

Hay soledad en el hogar sin bulla,
sin noticias, sin verde, sin niñez.
Y si hay algo quebrado en esta tarde,
y que baja y que cruje,
son dos viejos caminos blancos, curvos.
Por ellos va mi corazón a pie.

Voz: Luis Lema Osores
®L3mØs

05 octubre, 2007

TÚ TE LLAMAS AMOR






Tú te llamas amor,
y amando vives
las mujeres,
la guitarra,
el buen vino,
y no sabes
ni siquiera
que convives,
con la angustia
y las miserias
del destino.
Tú te llamas amor,
y amando sigues
los placeres,
las delicias
del camino;
no has mirado
que a los otros
les persigue,
un fantasma
traicionero
y asesino.
Tú te llamas amor,
y a tus orillas
fluye triste
el dolor
de muchos niños,
con cuerpitos
ya cansados
y ateridos,
que están muertos
sin saber
por qué están vivos.
Tú te llamas amor,
y amando vives
avecillas,
mariposas,
bellas flores;
y a tú vera
nuevos Cristos agonizan
en mil cruces
coronados
de dolores.


Autoría y Voz: Luis Lema Osores
®L3mØs

Obra registrada con todos los derechos reservados en:

21 septiembre, 2007

TAN LEJANA LA LLUVIA



Tan lejana la lluvia me recuerda
el momento fugaz que hemos vivido
ese amor trasnochado tras la puerta
del silencio, la verguenza y el olvido.


Hoy que siento otras caricias en mi huerta
y la sombra de tu cuerpo se ha perdido
yo comprendo que en mi mente ya estas muerta
que en las nieblas del silencio has partido.


Oh mujer, de los placeres impensados
amazona de llanuras y caminos
diosa errante de cancelas y castillos.


Sólo queda como muestra del pasado
en la alcoba que tan poco compartimos
un florero con claveles amarillos.


Autoría y Voz: Luis Lema Osores
®L3mØs

Obra registrada en:

20 septiembre, 2007

RETO - Julio Florez Roa


Si porque a tus plantas ruedo
como un ilota rendido,
y una mirada te pido
con temor, casi con miedo;
si porque ante ti me quedo
extático de emoción,
piensas que mi corazón
se va en mi pecho a romper
y que por siempre he de ser
esclavo de mi pasión;
¡te equivocas, te equivocas!,
fresco y fragante capullo,
yo quebrantaré tu orgullo
como el minero las rocas.
Si a la lucha me provocas,
dispuesto estoy a luchar;
tú eres espuma, yo mar
que en sus cóleras confía;
tu me haces llorar; pero un día
yo también te haré llorar.

Y entonces, cuando rendida
ofrezcas toda tu vida
perdón pidiendo a mis pies,
como mi cólera es
infinita en sus excesos,
¿sabes tú lo que haría en esos
momentos de indignación?
¡Arrancarte el corazón
para comérmelo a besos!


Voz: Luis Lema Osores
®L3mØs

14 septiembre, 2007

EN EL AIRE SIN TI - Audroc


Poeta argentino contemporáneo


La tarde perdió amapolas en horizontes de fuego,
colgaban nubes rosadas sobre un celeste desvelo.
Alguien me dijo: “No Vuelvas”.
Alguien me dijo: “Hasta Luego”.
Alguien pintaba de estrellas los píes con alma de cielo.


Sentí que todos sentían cantares de cantos nuevos,
sentí que el camino abrían con caminar de regresos.
Mi cuerpo estaba en el aire con un bullir de renuevos
y en aguas de arroyos frescos me bautizaban sus rezos.

 
Bajo una luna morisca, gitanas de mimbres sueltos,
agitaban panderetas con cascabeles sin dueños.
Hilos de plata llegaban a los balcones abiertos
enredando los malvones un Buenos Aires de ensueño.

 
El camino se hizo surco con los tacos del empeño
en una calle sin nombre, cuando me iba viniendo.
Desde el nidal de los árboles, se oía un cantar porteño,
que en el verdor de sus hojas al viento iba describiendo.

 
Después, se borró la huella, y todo se fue perdiendo
por más que busqué la calle, pese a mi andar sin encuentro.
Como no tenía nombre,es que volví siempre yendo,
cuando las hojas traían, cantos de nidos adentro.


Alguien me dijo: “No Vuelvas”.
Alguien me dijo: “Hasta Luego”.
Alguien pintaba de estrellas los píes con alas de cielo.
Mi cuerpo estaba en el aire por el éxtasis del ruego
entre luciérnagas tristes, con ojos llenos de suelo.


Voz: Luis Lema Osores
®L3mØs

12 septiembre, 2007

SONETO III Inédito - Jorge Luis Borges


Ya somos el olvido que seremos.
El polvo elemental que nos ignora
y que fue el rojo Adán y que es ahora
todos los hombres y los que seremos.

Ya somos en la tumba las dos fechas
del principio y el fin, la caja,
la obscena corrupción y la mortaja,
los ritos de la muerte y las endechas.

No soy el insensato que se aferra
al mágico sonido de su nombre;
pienso con esperanza en aquel hombre
que no sabrá quien fui sobre la tierra.

Bajo el indiferente azul del cielo,
esta meditación es un consuelo.


Voz: Luis Lema Osores
®L3mØs

10 septiembre, 2007

YO TENGO UNA GUITARRA



Yo tengo una guitarra
que se llama corazón,
latiendo al son que marca
un preciso diapasón.

 
Sí buena es la jornada,
feliz ella estará,
y alegre su tonada
cantando sonará.

Los brazos hacia el cielo
vendrá la marinera,
ondeando su pañuelo
vivaz y jaranera.

 
También el vals peruano
criollo y picarón,
hará su ritmo hermano
con piano y con cajón.

 
En cambio, sí el destino
me causa desazón
el canto de su trino
dará resignación.

 
Sus notas se harán lerdas,
y un triste yaraví,
llorará entre sus cuerdas
tan sólo para mí.

 
Un huayno con su quena,
zampoña y charanguito,
dirá que estoy con pena
sonando muy bajito.

 
Más cuando mi guitarra
se canse de vibrar,
entonces una farra
tendrá que comenzar.

 
Harán una verbena
zampoña y el cajón,
el piano con la quena,
el charango juguetón.

 
Y en el rumor del viento
se escuchará dulzón,
la voz del instrumento
 
al que llamas corazón.

Autoría y Voz: Luis Lema Osores
®L3mØs

Obra registrada en:
Safe Creative #0710110116330

31 agosto, 2007

ESPERGESIA - Cesar Vallejo


Yo nací un día
que Dios estuvo enfermo.

Todos saben que vivo,
que soy malo; y no saben
del diciembre de ese enero.
Pues yo nací un día
que Dios estuvo enfermo.

Hay un vacío
en mi aire metafísico
que nadie ha de palpar:
el claustro de un silencio
que habló a flor de fuego.

Yo nací un día
que Díos estuvo enfermo.

Hermano, escucha, escucha...
Bueno. Y que no me vaya
sin llevar diciembres,
sin dejar eneros.

Pues yo nací un día
que Díos estuvo enfermo.

Todos saben que vivo,
que mastico... Y no saben
por qué en mi verso chirrían,
oscuro sinsabor de féretro,
luyidos vientos
desenroscados de la Esfinge
preguntona del Desierto.
Todos saben... Y no saben
que la luz es tísica,
y la Sombra gorda...
Y no saben que el Misterio sintetiza...
que él es la joroba
musical y triste que a distancia denuncia
el paso meridiano de las lindes a las lindes.

Yo nací un día
que Dios estuvo enfermo,
grave.

Voz: Luis Lema Osores
®L3mØs

21 agosto, 2007

AÚN ESTARÉ AQUÍ


Aún estaré aquí, después que yo me vaya,
transitando por las calles oscuras de la nada,

y en las rugientes olas de la agitada playa,
se escuchará la voz de mi alma liberada.

Aún estaré aquí, moviéndome en la brisa,
sutil entre la sombra, gozando la alborada,
en el cómplice silencio de una simple sonrisa,
en el brillo fugaz de una dulce mirada.

Aún estaré aquí, perdido entre la gente,
paseando por la noche mi espíritu tranquilo,
silbando con el viento un tono indiferente,
cantando con la lluvia que cae en el camino.

Aún estaré aquí, viviendo entre tus sueños,
latiendo con la sangre caliente de tus venas,
vibrando emocionado al ritmo de tu empeño,
sufriendo tus derrotas, llorando con tus penas.

Aún estaré aquí, cuando pasen los años,
ausente en el recuerdo, tu me habrás olvidado,
miraras ya sin culpa otros ojos extraños,
y aunque tú no lo sepas...yo seguiré a tu lado.

Autoría y Voz: Luis Lema Osores
®L3mØs

Obra registrada en:
Safe Creative #0710110115715

17 agosto, 2007

RIMA XXV - Gustavo Adolfo Becquer


Cuando en la noche te envuelven
las alas de tul del sueño
y tus tendidas pestañas
semejan arcos de ébano,
por escuchar los latidos
de tu corazón inquieto
y reclinar tu dormida
cabeza sobre mi pecho,
diera, alma mía,
cuanto poseo,
¡la luz, el aire
y el pensamiento!

Cuando se clavan tus ojos
en un invisible objeto
y tus labios ilumina
de una sonrisa el reflejo,
por leer sobre tu frente
el callado pensamiento
que pasa como la nube
del mar sobre el ancho espejo,
diera, alma mía,
cuanto deseo,
¡la fama, el oro,
la gloria, el genio!

Cuando enmudece tu lengua
y se apresura tu aliento
y tus mejillas se encienden
y entornas tus ojos negros,
por ver entre tus pestañas
brillar con húmedo fuego
la ardiente chispa que brota
del volcán de los deseos,
diera, alma mía,
por cuanto espero,
la fe, el espíritu,
la tierra, el cielo.


Voz: Luis Lema Osores
®L3mØs

09 agosto, 2007

INVENTARIO GALANTE - Antonio Machado


Tus ojos me recuerdan
las noches de verano
negras noches sin luna,
orilla al mar salado,
y el chispear de estrellas
del cielo negro y bajo.
Tus ojos me recuerdan
las noches de verano.
Y tu morena carne,
los trigos requemados,
y el suspirar de fuego
de los maduros campos.
Tu hermana es clara y débil
como los juncos lánguidos,
como los sauces tristes,
como los linos glaucos.
Tu hermana es un lucero
en el azul lejano...
Y es alba y aura fría
sobre los pobres álamos
que en las orillas tiemblan
del río humilde y manso.
Tu hermana es un lucero
en el azul lejano.
De tu morena gracia,
de tu soñar gitano,
de tu mirar de sombra
quiero llenar mi vaso.
Me embriagaré una noche
de cielo negro y bajo,
para cantar contigo,
orilla al mar salado,
una canción que deje
cenizas en los labios...
De tu mirar de sombra
quiero llenar mi vaso.
Para tu linda hermana
arrancaré los ramos
de florecillas nuevas
a los almendros blancos,
en un tranquilo y triste
alborear de marzo.
Los regaré con agua
de los arroyos claros,
los ataré con verdes
junquillos del remanso...
Para tu linda hermana
yo haré un ramito blanco.

Voz: Luis Lema Osores
®L3mØs

08 agosto, 2007

POLUCIÓN


Ayer soñé contigo mujer...
Con la húmeda frescura de tu boca,
con la suave tersura de tu piel.
Ayer soñé contigo mujer...
Mis labios recorrieron sin premura
las calidas arenas de tu ser,
buscando aquel oasis misterioso
oculto entre los pliegues del Edén.
Ayer soñé contigo mujer...
Bebí del manantial maravilloso
saciando sin cesar toda mi sed.
arqueabase tu cuerpo como loca
gimiendo y sollozando de placer,
mientras yo bebía gota a gota
el zumo azucarado como miel.
Ayer soñé contigo mujer...
Acaricié con manos lujuriosas
tus curvas y oquedades...ya no se...
Ayer soñé contigo mujer...
Entramos en un raudo remolino
girando entrelazados por doquier,
no hubo resistencias ni prejuicios,
gozamos, deliramos a la vez,
y regando con mi efluvio tu capullo
 

en el rio de mi cuerpo desperté.

Autoría y Voz: Luis Lema Osores
®L3mØs

Obra registrada en:
Safe Creative #0710110116279

06 agosto, 2007

CUATRO ELEMENTOS



De pronto...seré AIRE
que hable a tus oídos,
que agite tus anhelos,
que ahogue tus gemidos.

Seré la voz del tiempo,
seré la tibia brisa,
seré un viento fresco
buscando tu sonrisa...

De pronto...seré AGUA
que moje tus cabellos,
que baje por tu cuerpo,
que fluya entre tus dedos.

Seré la fina lluvia
que brote de tus ojos,
besando tus mejillas,
calmando tus enojos...

De pronto...seré FUEGO
surcando por tus venas,
que alivie tus pesares,
que acabe con tus penas.

Seré la ardiente llama
que viva entre tus sienes,
que aliente tu alegría,
te llene de placeres...

De pronto...seré TIERRA
que acune como un nido,
tu espíritu cansado,
tu cuerpo adolorido.

Seré cálida arena,
seré un jardín florido,
seré el camino recto
que guíe tu destino...

De pronto...seré tuyo,
seré tu complemento,
seré cuatro elementos
que forman este mundo.

Y al paso de la vida
seremos más que amigos,
los dos una sola alma,
los dos un solo sino...

Autoría y Voz: Luis Lema Osores
®L3mØs

Obra registrada en:
Safe Creative #0710110116217

03 agosto, 2007

MELANCOLÍA




Aún guardan mis pupilas
reflejos de la infancia,
vivencias de cariño,
recuerdos con nostalgia...


Percibo la fragancia
de mis años tranquilos,
la mágica aventura,
aciertos, desatinos,
mil rayos de locura
guiando mi camino...


Aún tengo en mi memoria
los días del pasado,
y veo entre la niebla
espesa de los años,
que es poco lo perdido,
que es mucho lo ganado,
y al saldo de la vida
de amor y desengaños,
doy gracias al destino,
pues tanto no he sufrido
y es tanto lo que he amado,
que hoy en el invierno
es grato recordarlo...


Y ahora que mi cuerpo
ya pide más abrigo,
y entre las cobijas
se siente más el frío,
me calientan el alma
como un vaso de vino
los pálidos recuerdos
de cuanto yo he vivido.


Autoría y Voz: Luis Lema Osores
®L3mØs

Obra registrada en:
Safe Creative #0710110116088

31 julio, 2007

TIEMPO INCOMPLETO - Jesús Alejandro Godoy

Miro de reojo mi cuerpo cansado y digo: "Sí, es verdad que mi alma se teje con jirones de esos que da la vida, sin atenuantes, sin concesiones, sin distracciones sin miramientos. Fue ahí que deduje que nada se parecía a la soledad del tiempo cuando se vive cada día, al amor de los destinos cuando se miran desde lejos sin sufrirlos como propios, al sentir de los finales si no comprendo que todos los fines se guardan en un solo principio que algunas veces pierdo de lugar cuando me dejo llevar por lo que no es real"
"Cuando camino bajo mi sombra siento que toco un poco de inmortalidad que jamás será mía en carne y, sin embargo, es mía para siempre si juego a ser Dios cuando me comparo con aquellos que dejan su tiempo incompleto a la vera del camino que yo recorro. Y aunque quiera mirar atrás no puedo hacerlo, porque mirar atrás es volverse un fantasma en vida, un ser perdido en las calles atestadas de personas que sólo van corriendo a buscar un trozo de cielo"
"Me incorporo y rezo hasta el desmayo cuando mi corazón se tienta a amar a aquellos lugares vacíos que dejan las personas que nunca serán mías. Y sufro los lugares extrañando lo que nunca sucederá, y sufro las memorias de lo que nunca pasará. Me reintegro en mi mente y descubro que todo mi tiempo perdido se lo han llevado aquellas personas con las que jamás compartiré destinos, y se llevan mi tiempo como un pañuelo sucio en el bolsillo trasero y lo dejan caer sin lástimas y sin piedad"
"Sigo solo y no tengo referentes para ocultar las similitudes de mis días, y a cada instante que viajo en mi vida, me sigo a mí mismo perdido entre todas las situaciones que no puedo cambiar; y adoré a los matadores de mis sentimientos, porque me enseñaron a llorar sin la necesidad de morir. Y beneficié a los quebrantadores de mis ansias porque me enseñaron a pedir lo sencillo para ser feliz y completo"
"Mírame no tengo nada, porque sólo soy un momento entre la vida y aquella otra verdadera vida a la que un día partiré... Mírame que no tengo nada alrededor, y sin embargo, todo el amor es mío, todas las esperanzas son mías, todas las ansias, las simplicidades, las derrotas, las soledades y las muertes de cada día..."
Y antes de salir a luchar una vez más, mientras me sacudo el polvo de última caída; digo: "Sin embargo, seguiré amando, seguiré perdiendo, seguiré muriendo y seguiré naciendo, porque así es el juego, así es la eternidad de mi equilibrio, así es el caos de mis condiciones, así... así es mi alma"
Y doy un paso…

Voz: Luis Lema Osores
®L3mØs

28 julio, 2007

LA MISMA SIEMPRE - Salvador Pliego

Se me hizo raro sentir la misma boca,
los mismos nardos,
la misma nota de un violín que no se cansa,
la misma lluvia en el mismo rostro,
y decir de nuevo
que sigo amando
la misma boca,
la misma nota,
el mismo rostro que no se agota.

Tantos diluvios que han pasado
y sólo tu rostro
persiste y dura
tocando la misma nota,
la misma cuerda,
la misma boca.

Y solo tú,
y nadie más,
tiene un recuerdo
en esta boca,
que sabe a beso,
como tu boca,
como las cuerdas
que me trastocan.

Y digo que amo lo que refleja,
lo que es intacto,
lo que preserva sabor a nuevo
y se renueva
lo que incitando se crece a diario
y nunca muere como tu boca.

Siempre la misma.
La misma siempre.
Me sabe a todo.
Me excita todo.
Sólo tu boca como tu boca.
Siempre tu boca. Tu eterna boca.

Voz: Luis Lema Osores
®L3mØs

14 julio, 2007

EL POETA A SU AMADA - César Vallejo

Amada, en esta noche tú te has crucificado
sobre los dos maderos curvados de mi beso;
y tu pena me ha dicho que Jesús ha llorado,
y que hay un viernes santo más dulce que ese beso.

En esta noche clara que tanto me has mirado,
la Muerte ha estado alegre y ha cantado en su hueso.
En esta noche de setiembre se ha oficiado
mi segunda caída y el más humano beso.

Amada, moriremos los dos juntos, muy juntos;
se irá secando a pausas nuestra excelsa amargura;
y habrán tocado a sombra nuestros labios difuntos.

Y ya no habrá reproches en tus ojos benditos;
ni volveré a ofenderte. Y en una sepultura
los dos nos dormiremos, como dos hermanitos.


Voz: Luis Lema Osores
®L3mØs