30 agosto, 2013

LUNAS



La Luna Nueva de mayo 
extendió su negro manto, 
cayó del sauce su llanto 
por las orillas del río. 
 
Ya no cantaban las ranas 
ni se escuchaban los grillos, 
el ladrido de los perros 
allá por la lejanía 
resonaba en mis oídos, 
solo alumbraban mi pena 
dos faroles encendidos 
y una daga traicionera 
clavada estaba en mi sino. 
 
¡Ay Luna Nueva de mayo! 
ella sin rumbo a partido 
y el corazón me ha dejado 
todito lleno de frío... 
sus manos se me escaparon 
sus labios ya no son míos 
y sus ojos de gitana 
entre la bruma he perdido. 
 
Así, de noche, en silencio, 
sin escuchar mis gemidos, 
dejándome su recuerdo 
se esfumó cual un suspiro. 
 
Hoy solitario espero
la Luna Llena que ansío, 
quiero que torne mi invierno 
en un caluroso estío; 
que ilumine con su luz 
mi espíritu y el camino, 
por donde debe llegar 
el amor que con su brillo 
reviva mis esperanzas 
y sea al fin mi destino. 


 
Autoría y Voz: Luis Lema Osores 
L3mOs 
Poema Registrado con todos los derechos reservados en:

No hay comentarios.: